30 ene. 2012

De los hombres y sus maneras.

Quien diga que en estos tiempos hay igualdad de géneros se esta engañando a si mismo con un ardor tan maligno como el de una infección urinaria dudosa. Nunca ha habido igualdad de géneros, ni la habrá, puesto que si esto llega a pasar tendríamos que tener todos el mismo tipo de genitales, o ser hermafroditas. Y no se trata solo de la parte genital, mucho tiene que ver con el comportamiento sexual, social y la manera en la que, a pesar de ser "tolerantes" con esta modernidad, hay hombres que no permiten  que las mujeres los igualen. Es aquí cuando me dices que me estoy yendo muy lejos y que soy radical, pero solo observemos algo, detenidamente, con calma y lentitud.

¿Acaso no nos comportamos diferente? Las mujeres de los hombres. Claro, no intento decir que los hombres son extraterrestres desprovistos de todo entendimiento afectivo, como si todos sufrieran de Asperger o fuesen rocas que hablan, pues hay unos que son muy tiernos, amorosos y serviciales. Bueno, esos no son lo que yo conozco. Y probablemente cualquier mujer en el mundo puede decir que, con suerte, conoce solo a uno, y sin embargo, no tendría nada con el.

Entonces, ¿es acaso que nos gusta? ¿Es así que funciona esta cuestión de perpetuar la especie? Que somos victimas de este mismo mecanismo de la evolución que nos hizo pensantes pero que aun así seguimos siendo animales instintivos. Y que, me atrevo a decir, es por eso que siempre la pasamos tan mal. ¿Estoy siendo fatídica? ¿Demasiado "científica"? Bueno, veamos.

Existe el típico hombre que siempre esta coqueteando, siempre dice cosas, siempre esta al acecho, listo para atacar. La mujer resiste, alarga el juego, pero finalmente cede. Tienen algún tipo de contacto, bueno, regular o mediocre (muchas veces mediocre). Y cuando el hombre en cuestión vuelve a ver a la mujer en cuestión luego del incidente, la trata como si estuviese pintada en la pared. O bueno, tal vez miraría una pintura, mejor dicho, como si no existiera. Indiferencia total. hasta este punto solo pensamos "la usó", con lo cual yo no estoy muy de acuerdo porque para que alguien te use debes ser un objeto, y si te pones a ti misma como un objeto, pues felicitaciones, no tienes autoestima. Luego de la acción de la indiferencia viene lo que hace que de verdad piense que esto va mas allá de principios y moral, que debe ser algo instintivo e intrínseco. El hombre en cuestión usualmente se esfuerza por demostrarle a la mujer en cuestión que no la necesita, o tal vez, que es capaz de conseguir mas féminas para aparearse. En castellano, se ve como una mosca verde revoloteando encima de una gran pila de basura. Siendo la pila de basura alguna chica linda que tal vez por casualidad, la mujer en cuestión odia con toda su alma.

¿Entonces, que es esto? El hombre busca demostrar que puede tener tantas parejas sexuales como sea posible, que es capaz y que es un semental. Que esta apto para la reproducción y que es sano y maduro. Me abstengo de las comillas para no herir sensibilidades y pretender que hablamos de algo serio. No es que odien a las mujeres, las usen o las desvaloricen, simplemente es el instinto que sigue llamando en este moderno y racional siglo XXI.

¿Es esto una apología para el hombre? ¿Este articulo parece un cuestionario? No necesariamente, y podría ser, disculpas por eso. No es una justificación, porque en realidad no conozco demasiado sobre los hombres como para excusarlos por sus estupideces, hablando en idioma mujer. Solo observo de manera objetiva ese lado animal de la gente que hoy en día no se toma en cuenta en lo absoluto. Mi opinión es, que si comprendiéramos ese aspecto de nuestra persona, y lo aliáramos con nuestro raciocinio, seriamos individuos mucho mas libres de prejuicios, tabúes, mucho mas tolerantes y asertivos.

Pero, qué voy a saber yo, solo estudie Psicología por un trimestre.

No hay comentarios:

Publicar un comentario