26 ene. 2012

De el culto a la personalidad y porqué esto esta aquí.

Puede ser una cuestión de nuestro hermoso, decadente y confuso siglo XXI, eso de que cada vez se ven mas personas que son famosas solo por serlo. Si, como Paris Hilton, por ponerse obvios. Como Nicole Ritchie, Kim Kardashian, y otras personas mas, que tal vez, yo, por ser tan desactualizada del mundo de la "farándula", no conozco. Pero es horroroso cuando ves E! News y ya no se trata solo de actores, modelos y cantantes, ahora es de... gente. Solo gente. ¿Que gente? Personalidades.

Oh, si, todo comienza desde allá desde arriba, desde Hollywood y la tierra de los putos sueños donde todo parece ser posible. Y desde ese año en el que comenzó el boom de los reality shows. Donde primero era solo competir y luego todo se puso tan banal y estúpido, tan consumista y masivo, que ahora podemos ver como es la vida de unas mujeres que no renuncian a los tacones aunque estén embarazadas, de quienes quieren perder peso, de los gays que buscan amor o de los italo americanos que solo por ser "italo" no caen en el sector del "white trash". Y no hablo solo de Jersey Shore, porque a raíz del éxito de este programa, surgieron otros como Jerseylicious, The Real Mob Wives, y que mas se yo. 

Ahora esta bien ser escandaloso, ser vulgar, ser estirado, ser malcriado, querer rebajar 100 kilos, estar cubierto de tatuajes o ser increíblemente promiscuo, solo si lo haces en un medio publico. Y no todos podemos estar en televisión.

¿Que le queda a esas personas que solo ven televisión y no pueden estar en la caja?

Internet.

Gente equivocada y confundida que solo tiene acceso a internet. Que quede claro, no digo que todos sean así, no digo que tu lo seas, si te sientes ofendido, tendrás razones, y se que me llevare algunos malos comentarios solo por el hecho de atreverme a arremeter en contra de estos egos inflados, pero una vez mas, se darán demasiada importancia, y no servirá de nada.

Son estas personas que abren una cuenta en alguna red social, y montan al menos una foto de ellos al día, diciendo algo que hicieron, mostrando su vida, su cuarto, sus mascotas, su ropa, lo que usan, su maquillaje, sus abdominales, sus amigos, sus consolas de videojuegos, las drogas que consumen, los cigarrillos que fuman, las cervezas, o el licor que beban, la comida, los dulces, el nuevo corte de cabello, los nuevos zapatos, todo, TODO, aquello que este dentro de su universo. Algunos hasta hablan de las personas que se tiran, cuando se las tiran, o de lo cansados que quedan después de sus encuentros sexuales. Es la completa exposición, porque se sabe que sin exponerse, no se logra la fama. Después de todo, ¿Como conociste a Paris Hilton y a Kim Kardashian?

Es eso de impresionar a las personas, de escandalizarlas como si fueses un choque de trenes, no quieren mirar, pero no pueden apartar los ojos. Siempre quieren demostrar que son felices, que son sexys, que son bonitos, que su vida es mejor, o que son hardcore por las cosas que hacen. Pues, todo eso es falso.

Quien necesite alardear de todo eso es una persona muy insegura, o muy necesitada de atención, o ambas. Y si quieres insertar aquí un comentario de que soy solo una persona amargada y me encanta juzgar, pues tengo noticias. Yo era como lo acabo de describir. Es como cuando un adicto se rehabilita y hace una campaña en contra de las drogas. Algo así. Aquí vengo a decir que una persona no necesita mostrarse en demasía para que la gente lo adore, solo con dejarse conocer realmente por las personas sin poner barreras de ningún tipo (a menos que haya algún maltrato o abuso). La adoración es efímera y traicionera, a veces incierta, falsa. El cariño es verdadero y perdura.

Este blog no es sobre mi, no soy yo hablando de mi, por eso es anónimo. Soy yo hablando de otras cosas, de personas, del mundo, estoy siendo yo, desinteresadamente sin la necesidad de la aprobación de nadie. Porque detrás de todos esos jóvenes confundidos, conocidos por sus detractores como "attention whores" en la jerga cibernetica, y por sus admiradores como "personalidades", hay una enorme necesidad de aprobación.

Y yo no necesito la tuya.

No hay comentarios:

Publicar un comentario